Entradas

Frutas Desecadas o Deshidratadas:¡ Un delicioso manjar a nuestro alcance!

La deshidratación es la forma más antigua de conservar los excedentes de fruta para poder consumirla fuera de su temporada natural. Se hacía hace miles de años, así podían almacenarla durante más tiempo y consumirla durante todo el año.

El proceso de secado o deshidratación se produce cuando se elimina de forma total o parcial el agua y la humedad para evitar la proliferación de moho y bacterias, alargando la vida, conservando sus propiedades y aumentando la concentración de nutrientes además de su sabor. Al extraerles el agua, las frutas, reducen su tamaño.

El secado puede hacerse de forma natural (al sol) o mediante aparatos deshidratadores que generan aire caliente y seco. Éstos pueden ser domésticos o industriales.

Los frutos desecados industrialmente pueden contener aditivos y sulfitos.

Las frutas deshidratadas poseen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Contienen micronutrientes que son importantes en nuestra alimentación, fortalecen los huesos, son ricos en potasio, calcio, magnesio, hierro,y vitaminas A, E y vitaminas B1, B2, B3, B9.

Son saciantes, contienen fibra y favorecen la microflora del colon mejorando el sistema gastrointestinal. Reducen la insulina y la glucosa, también son adecuadas para los diabéticos, pero su consumo debe ser racional.

Son un alimento saludable, aportan gran cantidad de energía y se recomiendan para los niños, estudiantes, embarazadas y deportistas.

Contienen un 25% de agua y un alto contenido en hidratos de carbono, como glucosa, fructosa y sacarosa que les da el sabor dulce.

Los más consumidos son uvas pasas, ciruelas, higos, dátiles, orejones de albaricoque y melocotón, arándanos, manzana, piña, kiwi, plátano…

Se pueden consumir en cualquier época del año pero es mejor tomar los frutos deshidratados tradicionales que no contienen azúcar. Hay frutas deshidratadas que están confitadas o escarchadas pero éstas contienen azúcar añadido y no son saludables.

Podemos consumirlas como edulcorantes, se trocean y se pican,siendo un buen sustitutivo del azúcar blanco y endulzan de forma natural. También para preparar platos dulces o salados, fríos o calientes, para elaborar mermeladas, macedonias de frutas, como aperitivo o para picar entre horas. Las podemos añadir a los cereales, yogur, helado, papillas, batidos, postres, bizcochos…