La Compra Inteligente

La compra de alimentos es el momento donde elegimos los alimentos que vamos a consumir. Por eso, debemos organizarnos, teniendo presente que si elegimos y compramos bien, podemos lograr una mejor alimentación para nosotros y para el resto de la familia.

Cuando contamos con poco tiempo para realizar la compra, o cuando compramos al tener el estómago vacío solemos comprar alimentos inadecuados, principalmente ricos en grasas saturadas y azúcares simples.

¿Cómo podemos realizar una compra inteligente?

El primer paso es la planificación de los alimentos que queremos comprar. Para ello debemos:

  1. Planifica anticipadamente el menú semanal, tratando de incorporar una gran variedad de alimentos.
  2. Piensa qué comidas se harán en casa y quién comerá en ella.
  3. Presta atención a ofertas o listas de precios. (Compara precios y calidad)
  4. Repasa la despensa de tu cocina, para no comprar algo que todavía tengamos en suficiente cantidad.
  5. Confecciona una lista con 3 columnas:
ALIMENTOS QUE NO NECESITAN FRÍO ALIMENTOS REFRIGERADOS ALIMENTOS CONGELADOS
Huevos

Manzanas

Cereales….

Carne

Canónigos

Verduras…

Marisco

Pescado

Guisantes congelados…

 

Hay que empezar comprando los alimentos no perecederos que no necesitan frío, seguir con los refrigerados y acabar con los productos congelados. Lee muy bien las etiquetas, siempre nos darán información importante.

Trata de ir a comprar con tiempo, descansado y sin hambre, así podrás comparar mejor los precios, la calidad de los productos y elegir la mejor opción.

Una vez descongelado el producto, no volver a congelarlo.

Al terminar la compra… ¡A casa en el menor tiempo posible! Para que no se rompa la cadena de frío, de esta forma evitaremos pérdidas de calidad de los productos.

Ten en cuenta que planificar el menú y la compra…

  • Ahorra tiempo.
  • Ahorra dinero.
  • Logra más variedad en las comidas.
  • Satisface las necesidades nutricionales.