Ginseng: remedio universal

La palabra Ginseng significa “ La maravilla del mundo”.

Los chinos han utilizado esta raíz desde hace más de 5000 años. Se considera una planta milagrosa.

El ginseng se cultiva en China, Corea y Norteamérica. La planta tarda seis años en llegar a la madurez, pero las raíces más viejas tienen una acción medicinal más poderosa.

Es el mejor y más potente de los estimulantes, tónicos, estomáquico ( porque controla la actividad gástrica y previene úlceras) y” el que mejor  renueva y vigoriza las fuerzas que fallan,” como decía el escritor Edwin Arnold.

En el hombre mejora la impotencia sexual y la disfunción eréctil por sus efectos vasodilatadores  y por su acción en el sistema nerviso central.

Las investigaciones realizadas en Japón, demostraron que el ginseng tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso central proporcionando al cuerpo una defensa contra el estrés, teniendo a su vez un efecto vigorizante.

Las investigaciones rusas aseguraban que su efecto tónico ayudaba al organismo a mantener la función fisiológica normal durante períodos largos de tiempo, además de mejorar las defensas influyendo sobre el sistema inmunitario.

El ginseng tiene una función hipotensa e hipertensa, regulando así la presión sanguínea, sea ésta alta o baja.

Además posee un efecto tónico y fortalecedor en las funciones del corazón.