Conservas caseras: saludables y económicas

Los alimentos para conservar son de todo tipo. Gracias a la conservación, cuando los alimentos frescos no estén disponibles en el mercado, en tu mesa no faltarán ni los de origen vengetal ni los de animal.

Os voy a describir los pasos a seguir para elaborar las conservas  de frutas y hortalizas como lo hacemos en mi familia.

1º) Lavado: Lavar muy bien las frutas y verduras y eliminar las partes desechables.

2º)Escaldado o blanqueado: consiste en introducir brevemente el producto en agua hirviendo eliminando así microorganismos. También ayuda a retener algunas vitaminas y las características organolépticas.

3º) Enfriado: Una vez escaldadas las frutas y las verduras, deben enfriarse sumergiéndolas rápidamente en agua fría, recuperando así la consistencia.

4º)Secado:  Sobre un paño limpio, colocar los alimentos extendidos para que escurran hasta que estén completamente secos.

5º) Envasado: Es aconsejable hervir los envases y las tapas para que estén en perfectas condiciones higiénicas, sumergiéndolos en un recipiente que les cubra el agua y después colocarlos para que escurran sobre un paño limpio.

Cuando las frutas y hortalizas están ya preparadas ,se colocan en los tarros procurando llenarlos bien. Si son hortalizas crudas a las que no se les incorpora ningún líquido, hay que llenar completamente los tarros, porque el calor reduce el volumen.

En cambio si añadimos líquido (almíbar, salmuera..) no llenar hasta los últimos dos cm del tarro. Una vez llenos, hay que limpiar los bordes de los tarros y taparlos con cuidado.

6º)  Esterilizado: En una olla grande, se introducen los tarros aislándolos del fondo con trapos y se recubren con agua, a continuación, para evitar que se golpeen durante la ebullición se colocan unas tapaderas entre los tarros para impedir que se muevan.

Si se utiliza una olla el agua no debe superar 2/3 de su capacidad. Una vez recubiertos de agua fría se coloca la olla en el fuego.

El tiempo de esterilización es de aproximadamente 20 min.

7º) Enfriado: Se dejan enfriar de forma natural. Cuando ya están fríos, se comprueba que estén bien cerrados y se anota la fecha de elaboración en una pegatina, almacenándose en un lugar seco y oscuro.