Las Castañas: fruto seco extraordinario

Ya podemos ver en nuestras calles los puestos de castañas con ese olor inconfundible de las deliciosas castañas asadas.

Las castañas han sido un alimento muy importante en épocas difíciles en las que había escasez de alimentos ,como en tiempos de guerra y en épocas en las que se pasaba hambre. Muchas personas pudieron sobrevivir alimentándose de castañas.

Son un alimento energético, muy rico en hidratos de carbono en forma de almidón, un azúcar complejo que suministra energía duradera y aporta calor. Es baja en grasa.

Las castañas aportan beneficios a nuestro organismo nutriendo nuestro cerebro y nuestro cuerpo, es aconsajable para niños que necesitan energía extra en épocas de crecimiento. También están indicadas en casos de cansancio, anemias y en dietas para deportistas, además de poseer propiedades beneficiosas para la piel y el cabello.

Contienen potasio, fósforo, magnesio, calcio, vit c, vit a, vit e y las vitaminas del grupo b.

Son saciantes, alcalinizantes y antioxidantes.

Las castañas crudas son duras y difíciles de pelar; para consumirlas, hay que eliminar completamente la piel que las cubre, sabe mal y además es indigesta. Para conservarlas se guardan en un lugar fresco y seco, nunca en bolsas de plástico.

Para asar las castañas, se realiza un pequeño corte en la cáscara evitando así que revienten durante el asado. Se pelan en caliente y si la piel interior no se despega se introducen en agua hirviendo durante un minuto.

Las castañas pilongas están peladas y secadas con humo, así se pueden conservar todo el año. Antes de consumirlas es aconsejable dejarlas en remojo un rato para hidratarlas, su sabor es más dulce.

La harina de castaña es ideal para elaborar galletas, tortas y purés.

La miel de castaña posee propiedades expectorantes, antioxidantes y estimulantes. Es energética, está indicada en caso de anemia, fatiga y es rica en sales minerales.

Las Setas: delicias en nuestros platos

Con la llegada del otoño, comienza la temporada de los hongos y las setas. Es en este momento cuando puedemos consumirlos frescos y de buena calidad.

Las setas a nivel nutricional contienen pocos hidratos y grasas pero nos aportan proteínas que son muy fáciles de asimilar, también una gran cantidad de minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio y selenio, además de una importante cantidad de vitaminas, predominan las del grupo B, como la B9 (ácido fólico), B8 (biotina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), vit C y fibra.

Son un gran antioxidante.

Se recomiendan en las dietas saludables, dado que aportan muy pocas calorías. También podemos consumir setas cultivadas durante todo el año. Aunque es preferible que sean de cultivo ecológico y libres de contaminantes. Las más comunes son el champiñón blanco, champiñón portobello, trompeta de la muerte, gírgola y las setas orientales shiitake y maitake que son muy sabrosas.

Todas ellas, podemos conservarlas al natural, en vinagre, secas y congeladas. También podemos consumirlas durante todo el año deshidratadas (el sabor es más intenso) o enlatadas o en conserva. Éstas últimas son menos recomendables debido a que en su elaboración se le ha añadido una importante cantidad de sodio y otras sustancias. Además pierden minerales y vitaminas al exponerse a altas temperaturas para la esterilización.

Cuando elaboramos nuestros platos con setas, hay que tener en cuenta, que para limpiarlas es mejor no mojarlas, se utiliza un paño húmedo y se trocean en el momento de cocinarlas.  Se pueden consumir enteras. El tiempo de preparación debe ser mínimo para aprovechar mejor los nutrientes.

Otra opción sería saltear o introducir en el último momento de la preparación del plato.

Se pueden condimentar con verduras, (ajo, cebolla, pimiento) y especias que nos gusten, obteniendo unos platos ligeros, nutritivos y sabrosos.

El otoño nos ofrece la posibilidad de recolectar setas silvestres. Si eres aficionado a esta práctica , debes tener mucho cuidado, hay algunas variedades muy tóxicas y su parecido a simple vista es muy similar a las setas comestibles.

Las especies más frecuentes en el campo son: níscalos, morillas, cantarelas, boletus… sin olvidar la trufa negra y la blanca italiana. Éstas crecen bajo tierra y son descubiertas por perros adiestrados, son esenciales en la alta cocina por su sabor único ,olor fuerte y aromático.

El Tomate: ¿lo incluyes en tus ensaladas?

El tomate pertenece a la familia de las solanáceas. Hoy en día, es uno de los alimentos que más se cultivan y consumen en el mundo, por lo tanto, no pueden faltar en la cocina. Es indispensable en nuestra dieta y en la comida saludable, siendo un ingrediente básico en las ensaladas, sopas frías como el gazpacho, en sofritos, salsas…

La mejor forma de consumirlo es fresco.

Si el tomate no ha terminado de madurar, se debe conservar en un lugar fresco. No es conveniente guardarlo en el frigorífico porque al estar la temperatura fría, por debajo de los 10º, no deja que termine de madurar y son menos sabrosos.

Existen muchos tipos de tomates distintos de diferentes colores, formas y tamaños. Los hay de forma ovalada( para hacer salsa de tomate frito) o redonda (que son más carnosos y se consumen más en ensaladas). Cuando maduran suelen ser de color rojo, aunque algunos, tienen un color más verdoso como la variedad kumato. Es aconsejable consumirlo habitualmente, preferiblemente que estén  bien maduros y descartar las partes verdes y blancas porque contienen solacina que es tóxica para el organismo.

El tomate tiene muchas propiedades antioxidantes y es un alimento con bajo nivel glucémico, que nos aporta muchos nutrientes. Es muy bueno para los diabéticos. Contiene fibra y vitaminas, sobre todo la vit B9 (ácido fólico) y la vit c (ácido ascórbico), vitamina a (retinol), caroteno y minerales como potasio, fósforo, calcio, magnesio y ácido glutámico.

El licopeno, es una sustancia que se encuentra en el tomate, mejora la circulación sanguínea y linfática, protegiéndonos de algunso tipos de cáncer, también nos ayuda a regular el tránsito intestinal. En resumen ,nos ayuda a tener buena salud.

Podemos consumir tomate todo el año,pero si se consume en temporada (de junio a octubre) están más sabrosos y son de mejor calidad.

 

Os dejo un vídeo divertido entre una pareja de tomates. Que lo disfrutéis!!

 

https://www.youtube.com/watch?v=DmdNURinv70

LA FIBRA : elemento sin carácter nutritivo

El estilo de vida actual hace que en muchas ocasiones no se consuman las cantidades necesarias de fibra.

La fibra debe formar parte de nuestra dieta diaria por sus muchos beneficios sobre el organismo, especialmente por su acción reguladora del tránsito intestinal. Una adecuada ingesta de fibra ayuda a conseguir una evacuación regular.

El consumo de fibra mantiene la microflora del colon y previene el estreñimiento crónico. De un tiempo a esta parte se le está concediendo una importancia mucho mayor, debido a que favorece la prevención de una serie de patologías intestinales crónicas como síndrome de intestino irritable, cáncer de colon y otros.

Además de los nutrientes, nuestros alimentos contienen sustancias adicionales no digeribles ( por ej: la fibra). Estas sustancias, sin embargo, son importantes para el mantenimiento de determinadas funciones corporales. Por eso, es necesario que la alimentación sea rica en fibra (como mínimo 30 gr de fibra al día).

Los alimentos ricos en fibra son las frutas y horatalizas además de todos los alimentos elaborados con cereales integrales.

Existen diferentes tipos de fibra y debemos consumirla ingeriéndola con diferentes alimentos.

A continuación, os nombro algunas variedades de fibra.

Lignina: Se trata de una fibra insoluble, es la responsable de la rigidez que presentan los tallos de la lechuga, la acelga y otras verduras. También se encuentra en el arroz, la alfalfa y las legumbres.

Celulosa: Es una fibra insoluble, forma parte de las células vegetales. Se encuentra sobre todo en el salvado de los cereales y en las verduras como las judías verdes, las espinacas, las alcachofas y los guisantes.

Mucílago: Es una fibra soluble que se hincha con el agua y forma un gel. Es la responsable de la hidratación de las plantas y favorece la germinación de éstas. Está presente en el lino, las algas (agar-agar), los higos, los cereales integrales.

Pectina: Es una fibra soluble. Se halla en la piel y la pulpa de ciertas frutas y vegetales, como la manzana, la uva, los cítricos, el membrillo, la zanahoria.

Betaglucanos: Es una fibra soluble y es capaz de regular el sistema inmunitario y normalizar el colesterol LDL (malo). Está presente en la avena, la cebada, la quinoa, la levadura de cerveza, setas y algas.

 

 

¿ A nadie le amarga un dulce?

Desde hace años, se ha criticado el azúcar por ser el causante de la caries. Hoy en día, se ha ido un poco más allá y además de su aporte calórico de 1 gr:4 kcal y nulo valor nutricional, se confirma que lo peor del azúcar no es lo que he nombrado ,sino, que es tóxico.

Esto quiere decir, que por la forma en que se metaboliza daña el hígado y causa obesidad, diabetes, además de otros tipos de patologías. Cuando se ingiere, la glucosa pasa rápidamente a la sangre, así que, si se toma mucho azúcar de una vez, el páncreas debe producir más insulina y más rápido. Si esto pasa de manera habitual, se obliga a trabajar al páncreas en picos de esfuerzo.

Este sobreesfuerzo desgasta al páncreas y causa resitencia a la insulina. También aumenta el LDL (colesterol malo) y afecta a la presión sanguínea. Además, anula el mecanismo de saciedad, lo que permite comer más , siendo muy adictivo.

Los azúcares intrénsecos contenidos de forma natural en algunos alimentos como frutas y algunas verduras, se consideran parte de una dieta saludable digiriéndose además con los otros nutrientes. Estos azúcares están en menor cantidad y sobre todo más diluidos y menos concentrados. Se procesan más lentamente en el hígado, donde una parte se almacena.

Pero hay otro tipo de azúcares , los azúcares ocultos; Estos son los que el consumidor nunca los esperaría pero comprobando las etiquetas en los supermercados, están en los embutidos, quesos, conservas, sopas, pizzas, productos para adelgazar, mermeladas, bollería, salsas.. pero de todos ellos, los que más se consumen son las bebidas azucaradas (refrescantes, deportivas, tés, zumos , batidos..)

Hace poco vino a mi consulta una niña de 13 años con problemas de peso. Desde pequeña tomaba bebidas azucaradas, nunca agua. ¡Fuera esa costumbre!

Los padres deben conocer cómo se educa al paladar con el sabor desde que el niño se introduce en la alimentación. Si se acostumbra a comer dulce, le gustará más lo dulce, y en un futuro cercano, tendrá problemas de salud.

Una dieta adecuada ya contiene la cantidad necesaria de azúcar para que nuestras células musculares, nuestro sistema nervioso central y periférico funcionen correctamente.

¿Qué nos pide el cuerpo en verano?

Con la subida de la temperatura y el sol, que tanto nos influye en nuestro estado de ánimo proporcionando esa energía tan necesaria en nuestro día a día e invitando a hacer ejercicio al aire libre , el verano es un época magnífica para mejorar nuestra alimentación.

Nos invita a ingerir más alimentos frescos y saludables y menos elaborados, aumentando el consumo de  frutas o sus zumos  y verduras, que nos aportan gran cantidad de vitaminas por ejemplo, las ensaladas .

Las ensaladas son un plato de nuestra gastronomía que dispone de multitud de formas de prepararse, y es que en una ensalada “cabe prácticamente de todo”. La ensalada es casi siempre un plato frío de hortalizas mezcladas y aderezadas con aceite, vinagre y sal. Sus componentes más habituales son la lechuga, el tomate y la cebolla, aunque a partir de ahí el abanico es casi infinito, destacando ,el huevo, el atún, el pepino, las aceitunas, la zanahoria, los espárragos …

Hay dos aliños que destacan por encima de los demás: el aceite de oliva y el vinagre. El aceite de oliva es totalmente imprescindible( a mayor calidad, mejor será la ensalada). El vinagre es más opcional debido a su sabor y no todos lo aceptan bien.

Las frutas más consumidas durante el verano son la sandía y el tomate. Los pigmentos de la fruta roja como el licopeno, caroteno y beta caroteno ,nos protegen de la formación de los radicales libres, desarrollo de algún tipo de cáncer, etc…

Es muy importante no dejarse llevar por los excesos veraniegos  de tomar demasiados refrescos o zumos azucarados, postres dulces, chocolates, chucherías o ese helado tomado diariamente y así casi sin darse cuenta ,se llega al final del verano con unos cuantos kilos de más que no nos beneficia.

Debemos mantener unos hábitos dietéticos saludables, siguiendo una dieta sana, disminuyendo el consumo de azúcares, grasas y proteínas animales.

¿Qué debo comer cuando viajo?

En el verano , muchos de nosotros estamos preparando las vacaciones. Cualquier tipo de viaje, especialmente si es largo, puede alterar nuestra rutina normal. Por ejemplo a las mujeres nos suele producir estreñimiento. A menudo, los nervios por irse a algún sitio de vacaciones o la presión de un viaje de negocios bastan para alterarnos la digestión.

Lo ideal es no comer demasiado cuando se viaja, normalmente estamos sentados durante horas y disminuye la estimulación del sistema linfático y circulatorio acumulándose más toxinas y residuos metabólicos.

Un viaje en avión es la mejor ocasión para tomar zumos o frutas, el líquido y sus vitaminas nos ayudan a combatir los efectos deshidratantes. Si crees que necesitas comer algo más, lleva contigo semillas, brotes, frutos secos… comiendo este tipo de alimentos reforzarás tu cuerpo y resistirá incluso a comidas menos sanas. La mayoría de problemas de poca importancia (indigestión, estreñimiento, resfriado..) dependen de la toxicidad del organismo.

Una de las cosas que dificulta la recuperación del jet lag es comer a horas raras que no coinciden con nuestro reloj interno.

Cuando llegues a tu destino en tu primera comida toma una ensalada o fruta y no comas nada más hasta la próxima comida.

Estos consejos son prácticos tanto si viajas en avión como en cualquier otro tipo de transporte. Yo acostumbro  a hacerlo de esta manera cuando viajo por trabajo, estando  en el hotel me preparo una buena macedonia de frutas y esto me proporciona un alivio frente al agotamiento durante el día.

Cuando viajes al extranjero, asegúrate de probar un poco de yogur tradicional local, porque te ayudará a aclimatar tu organismo  a las ‘’bacterias extranjeras’’ y tu flora intestinal se adaptará mejor a los distintos alimentos.

 

El precio de la comodidad

El término “comida rápida” se utiliza para referirse a una gran variedad de comidas rápidas y para llevar.

Podemos encontrar las comidas envasadas al vacío, las comidas congeladas y precocinadas, los pasteles, los postres, las sopas deshidratadas, pollos o pescados precocinados o cocinados son algunos de los ejemplos de comidas rápidas.

Las comidas rápidas suelen ser deficientes en vit C, hierro, folato (vit B9)y riboflavina (vit B2); bajas en fibra y ricas en azúcares, grasas y sal. Sin embargo, cada vez hay más comidas rápidas “saludables” y generalmente llevan una etiqueta que dice “bajo en calorías”, “light” o “sin colesterol”. Algunos productos llevan la etiqueta “bajo en sodio,” pero aún así contienen grandes cantidades de sal.

Por ejemplo, la sopa deshidratada instantánea es muy diferente a la casera porque está hecha de una mezcla de ingredientes secos. Puede tener varios sabores (carne, pollo ,tomate..) pero la mayoría de sus ingredientes entre los que se encuentran la maltodextrina(azúcar), aceite vegetal hidrogenado, glutamato monosódico, azúcar, emulsificantes, estabilizadores, saborizantes y colorantes , jamás usados en las sopas caseras.

En mi caso, cuando realizo la compra en supermercados y observo esos pasillos enteros con estantes llenos de comida precocinada, siento una gran angustia porque me pregunto.. ¿qué alimentos demanda la sociedad para nutrirse?

Las comidas preparadas son un apoyo muy útil especialmente para personas que trabajan hasta tarde, además la comida casera es menos cara que la comida preparada. De cualquier forma, la falta de tiempo no debería ser un problema pues existen muchos platos rápidos y fáciles de elaborar , como los que les ofrezco a mis pacientes para que no pierdan tiempo pensando en cómo preparlos.

Existen muchos platos que pueden prepararse en casa ocupando el mismo tiempo que tarda en descongelarse una comida preparada o la comida que se pide por teléfono.

Comer es una necesidad, pero a la vez un gran placer, si aprendemos a cocinar de forma saludable desde temprana edad, hemos aprendido una gran lección para toda la vida.

¿Cuándo cambiar de alimentación?

El tipo correcto de alimentación nos permitirá alcanzar nuestro máximo potencial de salud, ser todo lo sanos que nos permitan ser nuestros genes y constitución. En cambio, una alimentación inadecuada nos creará problemas y nos hará enfermizos.

Hay que tener este concepto muy claro siempre que se decida cambiar de dieta.

Es importante escuchar al cuerpo y ser capaz de interpretar lo que escuchamos. Por ejemplo..

Cuando te despiertas por la mañana ¿sientes un sabor agrio en la boca, diferente al del limón o vinagre? Es posible que tu dieta sea demasiado ácida. Toma más alimentos alcalinizantes.

¿Sueles darte atracones de dulces después de una comida vegetariana con mucha ensalada y fruta? Es posible que tu dieta sea demasiado alcalina o deficitaria en proteínas.

¿Sueles sentirte cansado o deprimido con frecuencia? Puede ser que consumas demasiada azúcar.

Es hora de cambiar de dieta cuando no nos aporta lo que creemos que deberíamos conseguir con una buena alimentación. El momento más indicado para un cambio es aquel que uno se siente estancado y necesita salir del atasco.  También es necesario “sentirnos” que estamos preparados para el cambio.

Hay otro momento para cambiar de dieta y ese es el más difícil de todos: cuando ya has cambiado a un régimen de salud recomendado, claramente explicado y aparentemente sensato y no nos da resultado o deja de funcionarnos.

En términos generales tu dieta debería:

  • Favorecer tu estado de salud en general, tu actividad, tu trabajo elegido..
  • Ser agradable, sabrosa, saciar tu apetito, hacerte sentir agusto.
  • Hacerte sentir “centrado y limpio”.
  • Mantener tu peso y energía en niveles óptimos.
  • Ayudarte a recuperar la salud si la has perdido.

Tu dieta no debería:

  • Obstaculizar tu salud, tu actividad, ni tu trabajo.
  • Producirte depresión, hinchazón, mucha inquietud, irritación y/o cansancio, no hacerte ni subir ni bajar de peso en exceso ni causarte dolor en el tubo digestivo.

Las enfermedades cardiovasculares

Se trata de alteraciones que afectan a los vasos sanguíneos y al corazón dificultando la irrigación de los tejidos. Existen varios factores que provocan las enfermedades cardiovasculares, os voy a hablar de alguno de ellos..

La arterioesclerosis se caracteriza por la presencia de depósitos de grasa en la pared de las arterias (placas de ateroma) que dificultan la circulación de la sangre y provoca endurecimiento de las arterias. Al principio, la arterioesclerosis no provoca ningún síntoma, empieza después a manifestarse con un dolor torácico parecido a un calambre.

La presión arterial se expresa en milímetros de mercurio (mmHg). La presión máxima(presión sistólica) se produce cuando el corazón se contrae y envía la sangre a las arterias. La presión mínima (presión diastólica) se mide mientras el corazón se llena de sangre, por encima de 160/95 mmHg, es una presión anómala.
La hipertensión arterial también se produce en la infancia y uno de los factores más directamente implicados son la obesidad y la dieta excesivas en grasas saturadas, sal y calorías.
El tabaquismo;el riesgo de infarto de miocardio se multiplica por dos en un fumador.
La hipercolesterolemia puede ser responsable del desarrollo de la arterioesclerosis de las arterias coronarias, de la aparición del infarto de miocardio y de cardiopatía isquémica.
El sedentarismo, el estrés, la diabetes

Las alteraciones del músculo cardíaco son muy variadas. En mi familia, mi hermano nació con una patología llamada Tetralogía de Fallot.
Un corazón sano puede prevenir enfermedades cardíacas derivadas de los factores nombrados. Sin embargo, la patología congénita no es tan afortunada, pero sí que podemos mejorar la calidad de vida del paciente con una nutrición adecuada.
La alimentación y las enfermedades cardiovasculares tienen lazos muy estrechos, puesto que el riesgo de infarto de miocardio es mínimo cuando la alimentación es rica en fibra, frutas, verduras, cereales y pescado.
Los mejores alimentos para el corazón son: el salmón, el aceite de oliva, el ajo, las legumbres, las fresas, el cacao, el brócoli, las nueces, la cúrcuma, el aguacate, las uvas..