,

Pilates: el aliado para tu salud

El método pilates se introduce por primera vez en España en 1988. Consiste en un conjunto de ejercicios cuya finalidad es ejercitar el cuerpo y la mente, consiguiendo mantener así su equilibrio.

El pilates requiere concentración, centrarse en lo que se está haciendo. Los movimientos deben estar coordinados con la respiración. Es más importante realizar los ejercicios correctamente que estar pendiente del número de repeticiones o series.

Se practica en todo el mundo, es más popular porque lo practican personas famosas. Está indicado para todas las personas sin distinción de edad. También está dirigido a personas que padecen dolores crónicos debido a las malas posturas , corrigiendo el mal hábito o  que se encuentren en proceso de rehabilitación. Previene y cura el dolor de espalda ,reduce las tensiones musculares y lo pueden practicar aquellas que nunca han realizado ningún deporte.

El objetivo del pilates no es quemar calorías (aunque se pierde peso de forma equilibrada y reduce la talla) sino reforzar la musculatura y aumentar la fuerza.

Además de los beneficios nombrados, también incluyen estos:

Mejora la flexibilidad, el control de nuestro cuerpo y la coordinación, además de nuestra condición física, aumentando el control, la concentración y la relajación.

Proporciona una figura más estilizada, elegante y delgada, fortaleciendo y tonificando el cuerpo sin incrementar el volumen muscular al contrario que las pesas que transforman el músculo haciéndolo más redondo y con más volumen.

Ayuda a la agilidad y al equilibrio, desarrolla los músculos internos para mantener el equilibrio corporal

Reduce la celulitis y alinea la pelvis y la columna.

El pilates es una excelente forma de ejercicio porque al mismo tiempo está presente el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.

 

En otoño moviliza tu energía

El verano ya ha llegado a su fin. Tenemos que volver a la rutina del trabajo, niños y jóvenes retoman las clases.. En esta época, hay personas que sufren depresión postvacacional, sus síntomas son la falta de concentración, la fatiga, el cansancio, la falta de apetito, la somnolencia, la tristeza, desmotivación, irritabilidad.. El otoño es el momento de dejar atrás los excesos alimentarios cometidos durante el verano y retomar la práctica de ejercicio físico para seguir manteniéndonos en forma, así como aumentar las  horas de sueño.

Debemos retomar una alimentación adecuada que nos proporcione la energía necesaria para dar lo mejor de nosotros mismos en el trabajo y en los estudios. Esta nutrición nos debe aportar vitaminas y minerales llenándonos de vitalidad y mejorando nuestro estado de ánimo..

No pueden faltar las frutas y las verduras, hay que evitar en lo posible las grasas hidrogenadas y los altibajos de azúcar en sangre. El otoño nos ofrece muchos alimentos y muy buenos, entre ellos, la berenjena, cebolla, calabaza, pimientos (rojo y verde) judía verde, remolacha, tomate, aguacate, plátano, uvas, piña, pera , melón, manzana, melocotón, ciruela, kiwi..

Tambíen encontramos proteínas vegetales, garbanzos, lentejas, alubias y frutos secos como nueces, pistachos, almendras, anacardos, avellanas..

Entre la proteína animal es especialmente recomendable en esta temporada la sepia, la sardina, el salmón, la pescadilla, el pez espada, merluza, mejillones, ostras, rape, los langostinos, las gambas, el calamar, el boquerón, el besugo… y en las carnes, la vaca, el pollo..

El otoño es una estación magnífica para empezar una nueva rutina..¿ te animas?

Conservas caseras: saludables y económicas

Los alimentos para conservar son de todo tipo. Gracias a la conservación, cuando los alimentos frescos no estén disponibles en el mercado, en tu mesa no faltarán ni los de origen vengetal ni los de animal.

Os voy a describir los pasos a seguir para elaborar las conservas  de frutas y hortalizas como lo hacemos en mi familia.

1º) Lavado: Lavar muy bien las frutas y verduras y eliminar las partes desechables.

2º)Escaldado o blanqueado: consiste en introducir brevemente el producto en agua hirviendo eliminando así microorganismos. También ayuda a retener algunas vitaminas y las características organolépticas.

3º) Enfriado: Una vez escaldadas las frutas y las verduras, deben enfriarse sumergiéndolas rápidamente en agua fría, recuperando así la consistencia.

4º)Secado:  Sobre un paño limpio, colocar los alimentos extendidos para que escurran hasta que estén completamente secos.

5º) Envasado: Es aconsejable hervir los envases y las tapas para que estén en perfectas condiciones higiénicas, sumergiéndolos en un recipiente que les cubra el agua y después colocarlos para que escurran sobre un paño limpio.

Cuando las frutas y hortalizas están ya preparadas ,se colocan en los tarros procurando llenarlos bien. Si son hortalizas crudas a las que no se les incorpora ningún líquido, hay que llenar completamente los tarros, porque el calor reduce el volumen.

En cambio si añadimos líquido (almíbar, salmuera..) no llenar hasta los últimos dos cm del tarro. Una vez llenos, hay que limpiar los bordes de los tarros y taparlos con cuidado.

6º)  Esterilizado: En una olla grande, se introducen los tarros aislándolos del fondo con trapos y se recubren con agua, a continuación, para evitar que se golpeen durante la ebullición se colocan unas tapaderas entre los tarros para impedir que se muevan.

Si se utiliza una olla el agua no debe superar 2/3 de su capacidad. Una vez recubiertos de agua fría se coloca la olla en el fuego.

El tiempo de esterilización es de aproximadamente 20 min.

7º) Enfriado: Se dejan enfriar de forma natural. Cuando ya están fríos, se comprueba que estén bien cerrados y se anota la fecha de elaboración en una pegatina, almacenándose en un lugar seco y oscuro.

Gastronomía y Nutrición unidas

¿Por qué la gastronomía es tan importante en países donde no hay hambre, en aquellos donde hay posibilidad de elegir comida? Porque al no elegirla bien estamos generando una serie de enfermedades que perjudican la calidad de vida del ser humano.

Alimentarse consiste en tomar un alimento ( sustancia que almacena nutrientes), introducirlo en la boca, masticarlo, tragarlo y, con ello, conseguir un montón de satisfacciones. Todo pasa por el aparato digestivo y al final nos proporciona la energía y los nutrientes necesarios para nuestra vida, es decir, salud y placer unidos. Nutrición y Gastronomía deben ir de la mano.

La elección de alimentos se convierte en la práctica cotidiana a distintas horas del día. Este acto voluntario de ingerir alimentos y combinarlos en los diferentes platos que configuran las comidas, responde a la necesidad de cubrir las necesidades nutritivas, respetando los gustos, costumbres y posibilidades.

La conducta alimentaria es la relación que el hombre mantiene con los alimentos.

En esta conducta influyen 3 variables:

  • Que el alimento sea adecuado desde el punto de vista fisiológico:

Calidad higiénica: no implique riesgos para la salud ni intoxicaciones

Calidad dietética: que aporte los nutrientes necesarios

  • Propiedades organolépticas del alimento que estimulen los sentidos
  • El alimento puede ser un medio de comunicación con función social

Unos ciudadanos chinos contaban una historia maravillosa. Dice un proverbio de aquel país que , en el mundo de la alimentación, la salud lleva el número 1, la cultura uno de los 0 que van detrás, las relaciones sociales otro 0, el placer otro, la cocina otro. Con todo ello, la suma es de 10.000, pero si quitamos el 1 de la salud, el resto de los 0 desaparece. Una bella forma de explicar que, si no hay salud, todo lo demás carece de importancia.

Pero hay que hacer un matiz: un niño que come sano pero lo hace en soledad, con una bandeja, delante del televisor, está comiendo mal, porque hay que aprovechar la comida para hablar. Es el momento de conversar, de establecer relaciones sociales.

Hace años se pasaba mucho más tiempo en la mesa con los niños y con la pareja, ese escenario donde se reunía la familia a preparar la comida y a comer, a hablar ,a entenderse. Eso hay que mantenerlo por la importancia de la convivencia, de la amistad y de las relaciones personales.

El huevo: curiosidades alimentarias

Los huevos crudos tienen una vida útil que depende directamente de la temperatura a la que se almacenan. Un huevo a temperatura ambiente (18-20º) conserva sus cualidades aproximadamente una semana. Si la temperatura es algo menor (10-15º) puede conservarse dos semanas.

La contaminación del interior del huevo por microorganismos es bastante frecuente. Los microorganismos penetran por los poros de la cáscara. En la parte más externa, existe una cutícula que actúa como un revestimiento disminuyendo la porosidad de la cáscara. Si el huevo se frota y se lava, se elimina esta cutícula protectora que cierra los poros.

¿Cómo sabemos si fresco o es viejo?

Observamos la clara cascando el huevo y vertiéndolo en un plato; su consistencia será gelatinosa y alrededor de la yema. Si la clara se extiende por el plato, a causa de su estado líquido o se mezcla con la yema, es porque el huevo es viejo.

La yema tiene que estar entera, con su membrana vitelina tensa y brillante y será consistente cuando se presione suavemente con el dedo. Cuanto mayor sea la altura de la yema más alta será la calidad del huevo.

Otro procedimiento sería agitar el huevo y si oímos un golpeteo es indicativo de que el huevo es viejo, de modo que la clara se ha fluidificado, permitiendo el desplazamiento de la yema.

La clasificación de los huevos según los dígitos:

1er dígito: indica el alojamiento de las gallinas:

0: para la producción ecológica

1: para huevos camperos

2: para huevos producidos en el suelo

3:para huevos producidos en jaulas

2º y 3er dígitos :indican el Estado miembro de origen

ES para España

El resto de dígitos: identifica el establecimiento en el Estado miembro:

2 dígitos para provincias

3 dígitos para municipios

 

Los huevos frescos admiten cualquier preparación culinaria, siendo para conveniente para los menos frescos utilizarlos en recetas donde el uso del calor sea necesario, de esta manera eliminaremos muchos riesgos.

El huevo duro se caracteriza por provocar sensación de saciedad ayudando así cuando se quiere disminuir el consumo de comidas. Freír los huevos significa aumentar su contenido graso en un 50%.

La Compra Inteligente

La compra de alimentos es el momento donde elegimos los alimentos que vamos a consumir. Por eso, debemos organizarnos, teniendo presente que si elegimos y compramos bien, podemos lograr una mejor alimentación para nosotros y para el resto de la familia.

Cuando contamos con poco tiempo para realizar la compra, o cuando compramos al tener el estómago vacío solemos comprar alimentos inadecuados, principalmente ricos en grasas saturadas y azúcares simples.

¿Cómo podemos realizar una compra inteligente?

El primer paso es la planificación de los alimentos que queremos comprar. Para ello debemos:

  1. Planifica anticipadamente el menú semanal, tratando de incorporar una gran variedad de alimentos.
  2. Piensa qué comidas se harán en casa y quién comerá en ella.
  3. Presta atención a ofertas o listas de precios. (Compara precios y calidad)
  4. Repasa la despensa de tu cocina, para no comprar algo que todavía tengamos en suficiente cantidad.
  5. Confecciona una lista con 3 columnas:
ALIMENTOS QUE NO NECESITAN FRÍO ALIMENTOS REFRIGERADOS ALIMENTOS CONGELADOS
Huevos

Manzanas

Cereales….

Carne

Canónigos

Verduras…

Marisco

Pescado

Guisantes congelados…

 

Hay que empezar comprando los alimentos no perecederos que no necesitan frío, seguir con los refrigerados y acabar con los productos congelados. Lee muy bien las etiquetas, siempre nos darán información importante.

Trata de ir a comprar con tiempo, descansado y sin hambre, así podrás comparar mejor los precios, la calidad de los productos y elegir la mejor opción.

Una vez descongelado el producto, no volver a congelarlo.

Al terminar la compra… ¡A casa en el menor tiempo posible! Para que no se rompa la cadena de frío, de esta forma evitaremos pérdidas de calidad de los productos.

Ten en cuenta que planificar el menú y la compra…

  • Ahorra tiempo.
  • Ahorra dinero.
  • Logra más variedad en las comidas.
  • Satisface las necesidades nutricionales.