¿ A nadie le amarga un dulce?

Desde hace años, se ha criticado el azúcar por ser el causante de la caries. Hoy en día, se ha ido un poco más allá y además de su aporte calórico de 1 gr:4 kcal y nulo valor nutricional, se confirma que lo peor del azúcar no es lo que he nombrado ,sino, que es tóxico.

Esto quiere decir, que por la forma en que se metaboliza daña el hígado y causa obesidad, diabetes, además de otros tipos de patologías. Cuando se ingiere, la glucosa pasa rápidamente a la sangre, así que, si se toma mucho azúcar de una vez, el páncreas debe producir más insulina y más rápido. Si esto pasa de manera habitual, se obliga a trabajar al páncreas en picos de esfuerzo.

Este sobreesfuerzo desgasta al páncreas y causa resitencia a la insulina. También aumenta el LDL (colesterol malo) y afecta a la presión sanguínea. Además, anula el mecanismo de saciedad, lo que permite comer más , siendo muy adictivo.

Los azúcares intrénsecos contenidos de forma natural en algunos alimentos como frutas y algunas verduras, se consideran parte de una dieta saludable digiriéndose además con los otros nutrientes. Estos azúcares están en menor cantidad y sobre todo más diluidos y menos concentrados. Se procesan más lentamente en el hígado, donde una parte se almacena.

Pero hay otro tipo de azúcares , los azúcares ocultos; Estos son los que el consumidor nunca los esperaría pero comprobando las etiquetas en los supermercados, están en los embutidos, quesos, conservas, sopas, pizzas, productos para adelgazar, mermeladas, bollería, salsas.. pero de todos ellos, los que más se consumen son las bebidas azucaradas (refrescantes, deportivas, tés, zumos , batidos..)

Hace poco vino a mi consulta una niña de 13 años con problemas de peso. Desde pequeña tomaba bebidas azucaradas, nunca agua. ¡Fuera esa costumbre!

Los padres deben conocer cómo se educa al paladar con el sabor desde que el niño se introduce en la alimentación. Si se acostumbra a comer dulce, le gustará más lo dulce, y en un futuro cercano, tendrá problemas de salud.

Una dieta adecuada ya contiene la cantidad necesaria de azúcar para que nuestras células musculares, nuestro sistema nervioso central y periférico funcionen correctamente.